LA VOZ DE CONATRAM

Arrancamos esta editorial, deseándoles que Dios llene de paz, felicidad y salud todo este 2018.

2018, año electoral, año en el que votaremos por candidatos a la presidencia de la república, gobernadores, senadores y Diputados Federales, así como presidentes municipales y Dip. Locales; en concreto, este año será de mucha actividad en el tema electoral.

Obviamente, la atención principal es la contienda por la presidencia de la república, la cual al momento encabeza el candidato de Morena, sin embargo, apenas comienzan las campañas y tanto el PRI como el PAN se encuentran dentro de la preferencia del electorado.

El autotransporte debe buscar –con lupa- cual de los candidatos será el que se comprometa con el autotransporte, quien volteé a ver al sector y se comprometa a colaborar año con año y durante todo el sexenio, quien piense en la infraestructura y en la calidad de las obras, así como el respeto a la vida.

Es importante señalar nuestra preocupación por la militarización del país, con la ley de Seguridad Interior, ya que se trata de un tema que debemos conocer bien, pues no vamos a ser atemorizados en el caso de una protesta pública, o en los Paros Nacionales de Camiones, pues seguiremos protestando cuando las autoridades fallen, pues CONATRAM se ha caracterizado por paros nacionales pacíficos y exitosos.

Al respecto de la modificación del delito al robo de camiones, autobuses como delito de índole federal grave, sin embargo, los juristas aseguran que es sencillo que un delincuente quede libre, según comentan sí se encuentra una falla dentro del expediente, es muy fácil que un criminal salga y como sí nada.

Comienza un nuevo año y el rezago de la Subsecretaría de Transportes es gigante, pues el Reglamento de Grúas, Pensiones y Salvamento no sale, ¿a qué se debe que no se ha publicado?, las básculas y arcos dinámicos que a bombo y platillo anunció el ex director de la DGAF Adrián del Mazo e incluso el mismísimo Ruiz Esparza habían asegurado que vendrían a controlar los pesos de las unidades, han quedado en auténticas promesas.

Y qué decir de la señalética, que esta administración de la SCT se comprometió a instalar y que quedó en el olvido, ¡qué caray con los flamantes funcionarios de la poderosa Secretaría de Comunicaciones y Transportes!, en fin, aún les quedan 11 meses para cumplir con sus promesas.

Sólo nos queda ponerle al niño Dios un zapato muy grande y pedirle que ilumine a Ruiz Esparza, y a la Subsecretaria Yuriria Mascott para que en estos 11 meses cumplan con todas las promesas que nos hicieron.

Pin It on Pinterest

Share This